Plantando tabaco en casa:
Burley Kentucky 15
(2da. parte)

Luego de ocho meses de añejamiento, fue probado humectando previamente con agua destilada unos pocos gramos del tabaco, resultó un tabaco de rico sabor con una fortaleza que si bien no agredía la boca era para mi gusto algo fuerte al paladar.



Para suavizarlo se empleó el proceso que se detalla a continuación.
Cantidad de tabaco:  40 gramos (cortado mayormente en hebras de 3 milímetros aproximadamente de ancho).
Se utilizaron para el proceso:
Una plancha de hierro
Hornalla de cocina (utilizar fuego mínimo, apagar y volver a encender el fuego cuando el calor se vuelva excesivo y pudiera quemar el tabaco)
Licor de cacao marca Cazanove (agua, alcohol, jarabe de maíz de alta fructuosa, infusión de cacao)
Esencia de vainilla marca Monte Cudine (agua, alcohol, extracto de chauchas de vainilla, azúcar, glicerina)
Agua de mesa sin gas
Cucharita chica
Cuchara grande



Después de agregar al tabaco el licor de cacao (2 cucharaditas chicas mezcladas con una cucharada grande de agua de mesa sin gas) y dejado 3 horas en un recipiente cerrado para que absorbiera el licor se depositó el tabaco en la plancha con el fuego encendido, se cocinó hasta secar durante 12 minutos aproximadamente utilizando las cucharas para revolver el tabaco como forma de evitar que el tabaco se quemara.
Cuando el tabaco se secó, sin ser retirado de la plancha se agregaron 2 cucharaditas de esencia de vainilla mezcladas una cucharada grande de agua de mesa sin gas y fue cocinado hasta quedar con una humedad mínima adecuada para fumar, lo que requirió aproximadamente unos ocho minutos.
Retirado el tabaco de la plancha fue almacenado durante cinco días en un frasco de vidrio con tapa antes de fumarlo. Ahora es más suave al paladar, y mantiene un rico sabor a tabaco, el licor de cacao y la esencia de vainilla además de suavizar el mismo se incorporaron al sabor original mejorándolo.

Saborizado con licor de miel casero y esencia de vainilla

La cantidad de tabaco y el proceso utilizado fue similar al anterior sustituyendo el licor de cacao por licor de miel casero (40 % alcohol rectificado, 25 % agua de mesa sin gas, 25% miel), el resultado fue el de un tabaco algo menos suave que el anterior con un sabor apenas dulce muy agradable.




Otra parte del tabaco cosechado fue suavizado y saborizado mediante fermentación por calor solar

Saborizante:
2 ctas. Extracto de vainilla Monte Cudine
2 ctas. Extracto casero de canela
2 ctas. Licor de miel y chocolate marca Cimarrón
2 ctas. Extracto casero de anis

Se aplicó a los 100 gramos de tabaco el saborizante y se depositó en un recipiente con tapa un dia para que lo absorbiera.
Se repartió en tres latas de tabaco y se fermentó por calor solar una semana durante siete horas al día a partir de la hora 11 de cada mañana.
No hubo necesidad de postergar el procedimiento para el o los días siguientes para completar el tiempo necesario, el sol veraniego fue intenso durante toda la semana.
La temperatura se mantuvo entre los 55 y 65 grados centígrados medidos en la superficie de las latas.
La humedad del tabaco al finalizar el procedimiento resultó la adecuada para poder fumarlo sin inconvenientes. El tabaco fue recortado con tijera antes de fumarlo para obtener un corte más adecuado.
El tabaco se suavizó, resultó un tabaco de agradable sabor chocolatado, de buena
combustión y que no agrede la boca.
Depositarlo en un recipiente cerrado durante algunos meses mejoraría más su sabor mediante la fermentación pasiva que se producirá dentro del mismo.
Al mezclarlo en partes iguales con el tabaco nacional Ark Royal (virginia), las dos variedades se combinan muy bien y se obtiene una mezcla de muy agradable sabor.

 

   


IR AL INDICE


¡Muy buenas pipafumadas!
Jorge