Tabaco casero suavizado y saborizado al vapor.

Se utilizaron 75 gramos de tabaco cosechado con una semilla obtenida de una planta de Catterton (antigua variedad herencia del Maryland), secado al aire bajo techo, cortado en tiras anchas y embodegado un año en recipiente de vidrio con tapa.

Brown Cavendish es una manera de procesar el tabaco mediante la cocción al vapor, que luego de algunas horas se oscurece y adquiere un color marrón oscuro y un sabor suave, se puede disfrutar solo o en mezclas para pipa, también tiene la capacidad para absorber fácilmente sabores cuando se utilizan tabacos curados al aire. Se utilizan las hojas del tabaco a las que se quita la vena central principal de la hoja, finalizada la cocción se elimina gran parte de la humedad de las hojas y se prensan por algunos dias, posteriormente se cortan de manera adecuada para fumar.
Para este Catterton cocinado al vapor hasta el marrón oscuro, se utilizaron hojas cortadas en tiras gruesas y no fue prensado luego de la cocción, por lo que si bien no se lo puede denominar como Brown Cavendish el resultado fue el de un producto similar en apariencia, sabor y aroma.


Utensilios para cocinar al vapor:
Olla de aluminio con tapa de seis litros de capacidad (22 cm de diámetro x 17 cm de altura).
Colador para sartén (no debe tocar el agua que está dentro de la olla).
Fuente de calor: garrafa de 3 quilos de supergas
.

Aditivo: azúcar.

Se comenzó la cocción al vapor del tabaco con 3 litros de agua y 1 cucharada de azúcar; se debe revisar el nivel de agua de vez en cuando durante el procedimiento por lo que se fueron agregando 2 litros más de agua y 2 cucharadas más de azúcar. Al principio el fuerte aroma que despide el tabaco desagrada por lo se hace necesario permitir el ingreso de bastante aire desde el exterior, al terminar el procedimiento el aroma es muy agradable, recuerda al que se percibe en las tabaquerias o en los alrededores de las fábricas.
El tiempo empleado para oscurecer el tabaco fue de 3 horas y media.


Para quitar el exceso de humedad del tabaco luego de la cocción se utilizó un secador de cabello hasta obtener la humedad adecuada para fumar.


Posteriormente se recortó el tamaño de las hebras lo cual posibilitó una adecuada combustión durante la fumada.
Resultó un tabaco de rico sabor levemente dulce, de buena combustión (la pipa apenas calienta), bajo porcentaje de nicotina y que en ningún momento agrede el paladar.

Utilizando un casing saborizante previamente a la cocción al vapor.


Se utilizaron 75 gramos de tabaco cosechado con una semilla obtenida de una planta de KY15 (Kentucky Burley), secado al aire bajo techo, cortado en tiras anchas y embodegado un año en recipiente de vidrio con tapa.

Casing:
Licor Crema de Cacao marca Cazanove: 1 cucharada y media
Esencia de Vainilla marca Monte Cudine: 2 cucharitas
Agua destilada: 1 cucharada


El tabaco se dejó durante 1 dia dentro de un frasco de vidrio con tapa para que absorbiera el casing.
Se comenzó la cocción al vapor del tabaco con 3 litros de agua y 1 cucharada de azúcar, agregando 2 litros más de agua durante la cocción.
El tiempo de cocción al vapor fue de 3 horas y 45 minutos.

 


Para quitar el exceso de humedad del tabaco luego de la cocción se utilizó un secador de cabello hasta obtener la humedad adecuada para fumar.
Posteriormente se recortó el tamaño de las hebras lo cual posibilitó una adecuada combustión durante la fumada.
Resultó un tabaco de sabor levemente chocolatado apenas dulce, de buena combustión (la pipa apenas calienta), bajo porcentaje de nicotina y que en ningún momento agrede el paladar.


Jorge