LA INDUSTRIA DE LA ESPUMA DE MAR EN RHULA (1878)
por Josef Storck

El conocido viajero Dr. Alexander Ziegler ha escrito, como él mismo dice, un libro sobre la industria local de la espuma de mar por amor a su tierra natal de Turingia y para contribuir a un reconocimiento cada vez mayor de la única y magnífica industria de su lugar de nacimiento - Ruhla *).

Aunque este patriotismo local es un poco fuerte, y por otra parte cabe esperar un cuidadoso tratamiento y agrupación del material diligentemente recogido, el pequeño libro ofrece, no obstante, una valiosa contribución a la historia de la industria. Nunca se repetirá lo suficiente el retraso que llevamos con respecto a otros países en cuanto a la investigación local en este campo, y lo necesario que es si queremos producir obras completas sobre las distintas ramas de la industria. Ziegler, como ya indica el título, no se limita a describir el funcionamiento de la industria de la espuma de mar en el lugar mencionado, sino que lo combina con sensibles investigaciones sobre la naturaleza, la extracción y el procesamiento del material en general.
Tras una recopilación de los principales análisis químicos de la espuma de mar, el primero de los cuales fue realizado en 1780 por el farmacéutico Wiegleb en Langensalza, nos llega lo que viajeros más recientes, a saber, Ainsworth y Tschichatscheff  en el yacimiento principal de Eskishehir en Asia Menor (al sureste de Brussa, al norte de Kjutahija), comunican sobre la naturaleza de los pozos de espuma de mar que allí se encuentran; las obras más recientes de viajes no hacen mención de ellas. El comité oriental de la Sociedad Imperial y Real de Geografía de Viena comunicó al autor la información más detallada y, al parecer, más fidedigna, por lo que a continuación se ofrecen algunas notas.


Las fosas de Eskishehir son propiedad del gobierno, que arrienda los ingresos de las mismas en parte a particulares y en parte a empresas. El impuesto se paga de forma que el comprador del material paga 12 y ½ % y el vendedor de la mercancía refinada vuelve a pagar 12 y ½  %. La extracción de espuma de mar es una verdadera sobreexplotación, ya que no está regulada por ninguna ley y cualquiera puede empezar a construir en cualquier lugar. Como la excavación se realiza sin bóveda, las fosas suelen derrumbarse y enterrar a los trabajadores. Estos últimos son en parte nativos y en parte inmigrantes, entre los cuales, por supuesto, hay muchas existencias oscuras; el control es difícil, ya que los trabajadores pueden pasar fácilmente de un pozo a otro. Suelen reunirse en grupos de seis a diez personas (sólo hombres) que realizan la explotación por cuenta propia o de un refinador. En las minas de Yeni Damar, en 1875, los trabajadores recibían un salario de 10-12 piastras (90 Kreitzers a I florin 6 Kreitzers), pan por la mañana, dos comidas al mediodía y café cinco veces al día, un baño dos veces a la semana y una gratificación al terminar una tanda. Se dice que el número de trabajadores es de unos 4.000, la población de Eskishehir de 9.000 almas; más de dos tercios viven de la industria y el comercio de la espuma de mar. El meerschaum refinado, es decir, los bloques limpios, secados y pulidos, se clasifica en 40 calidades, a saber, diez tipos (prima a décima), cada uno en cuatro tamaños: 1. stock-Siramoli, de 20 a 55 piezas por caja; 2. 2. Algodón grande – Birinbirlik, 55 a I 50 piezas 3. Algodón pequeño -- Pamukli o Pembeli, I 50 a 250 piezas; 4. Variedad de caja --- Dokme o Dnokine, 250 a 2000 piezas por caja, que es aproximadamente una vez y media más grande que la de las otras variedades. La mercancía no se mide ni se pesa, sino que se vende por cajas.

La exportación de espuma de mar no se remonta más allá del siglo pasado (XVIII). Los propios turcos preferían sus cabezas de arcilla roja y enviaban las cabezas de espuma de mar en parte a través de Hungría y en parte vía Trieste a Occidente, hasta que comenzó la introducción de la masa refinada en Austria y Alemania hacia mediados del siglo pasado.
Desde hace unos 25 años, se han establecido en Eskishehir casas europeas, es decir, griegas y judías, que median en el tráfico. En 1855, la exportación ascendió a 3000 a 3500 cajas, 1866: unas 5000, 1868: 8000, 1870: 9500, 1871: 10.000, 1867: 11.000, 1869: 11.500. Las noticias sobre la aparición de la espuma de mar en Brussa, en Crimea, en la isla de Samos, en el grupo montañoso de Lyabiz en Bosnia, en los montes Argusinos en Rusia, en Cornualles, en el Piamonte, cerca de Siena, en algunas regiones de Francia, en Nueva Castilla, en Pinheiro en Portugal, en Canadá, etc. son de naturaleza incierta. En Hrubschitz, Neudorf y Oslowan, en Mahren, la espuma de mar se encuentra en la Serpentin; los yacimientos cercanos a Tebas, en Beocia, parecen ser de mayor importancia.

¿Cuándo y dónde se originó la industria europea de la espuma de mar? Se ha contado repetidamente la historia de las "cazoletas de espuma de mar más antiguas" conservadas en el Museo Nacional de Pest, una historia que puede ser cierta, pero que tiene todas las características de esas historias de invención que no han resistido la investigación histórica. El conde Andrassy trajo un trozo de espuma de mar de Oriente en 1753 (según otra lectura, en 1724), y la leyenda le atribuye el mérito de la idea de cortar cazoletas de pipa de este material, o a su favorito, el hábil tallador de madera y zapatero Carl Kovács de Pest. No hay más que decir, el zapatero hizo la cosa de espuma de mar tan bien como acostumbraba a hacerlo de raíces de árbol, entregó un ejemplar a al conde y se quedó con uno para él.
Cuando fumó la cazoleta, aparecieron manchas marrones, concretamente donde Kovács había tocado la espuma de mar con dedos de betún (variante: donde este había entrado en contacto con la cera para endurecer el hilo), "y la consecuencia fue que la cazoleta de espuma quedó cubierta de betún o cera".

Nuestro autor no contradice directamente este relato, pero quiere demostrar que la elaboración de la espuma de mar debió de conocerse en Ruhla antes de 1753. Las pruebas son bastante extrañas. Johann Beckmann, el muy meritorio autor de "Beiträge zur Geschichte der Erfindungen" (Contribuciones a la historia de las invenciones), nos dice en un tratado escrito en latín en 1781, "De spuma maris", y varios otros repiten su relato, que el arte de utilizar los residuos de la espuma de mar para fabricar espuma de mar artificial "se dice que se inventó en Ruhla hace 30 años", y Ziegler concluye: "antes de fabricar espuma de mar artificial, había que conocer la verdadera". Esto es ciertamente cierto, pero habría que demostrar, aparte de un "supuestamente", que la fabricación de masa artificial existe desde 1751. Hasta ahora, la prehistoria de la industria europea de la espuma de mar sigue estando completamente envuelta en la oscuridad; sin embargo, dado que, según todos los informes, la mercancía pasaba principalmente por Hungría, lo más probable es que se produjera en Pest y Viena que se trasladara a estos lugares desde Lemgo y Ruhla. Según otras fuentes, Wolfgang Iffert, en Ruhla, compró una caja de espuma de mar a un judío polaco en la Feria de Leipzig antes de la "Guerra de los Siete Años" (1756-1763) e hizo sus primeros experimentos de corte de pipa con ella, y Christoph Dreiss (-]- 1790) utilizó los desechos en los años 1770 a 1772, -fechas que parecen más creíbles. Beckmann menciona que los habitantes de Ruhla también fabricaban cajas de rapé con este material, pero que eran demasiado caras.

La ciudad mercado de Ruhla, en el bosque de Turingia, al noroeste del Inselsberg, ha sido siempre una ciudad industrial. En el siglo XII florecieron allí los armeros, que con el tiempo se convirtieron en cuchilleros; en 1739, Simon Schenk inició la fabricación de accesorios de pipa.
En la actualidad, la industria de la pipa es la predominante y funciona para toda la tierra habitada. Según Ziegler, hay "más" de 22 fábricas de espuma de mar, algunas de las cuales procesan sólo las auténticas, otras sólo las falsas y otras ambos tipos; además, y a veces junto con éstas, también se produce el corte de espuma de mar, el torneado de artículos de ámbar, la fabricación de monturas, diapositivas, pipas, cuencos de arcilla, puntas de cuerno, botones, todo tipo de artículos de metal, muebles de madera, billares, etc,

Ni que decir tiene que en las últimas décadas ha disminuido el corte de pipa y ha aumentado el de porta-puros. En Ruhla, con sus 4.400 habitantes y las aldeas vecinas, se producen y exportan en un año medio 540.000 cazoletas de pipa de espuma de mar auténticas (incluidos los porta-puros) de los más variados tamaños, a precios que van desde los 3 marcos por una docena hasta los 240 marcos por una cazoleta, y otras tantas falsas desde I Marco IO Pfennig hasta 18 Marcos por una cazoleta. IO Pfennig. a 18 Marcos la docena, 9.600.000 cazoletas de porcelana calzados de 25 Pf. a 9 Marcos y más la docena, 4.800.000 cazoletas de madera, 2.700.000 cazoletas de pipa de arcilla y lava, 15.000.000 de pipas, 27.000.000 de accesorios de pipa, 1.650.000 docenas de tubos, cadenas, tijeras y similares. En cuanto a las pipas, 12.000 docenas de estuches, 800.000 docenas de pipas y porta-puros de diversos materiales, 15.000.000 de pipas de tabaco completamente montadas. Las exportaciones totales se estiman en 6 millones de Marcos. En cambio, la espuma de mar se importa de Asia Menor, el ámbar del Mar Báltico, las pipas del Vístula de Baden, cerca de Viena, las láminas de latón de Augsburgo y Cassel, las resinas de las Indias Orientales, la madera de cedro del Líbano, la de brezo de los Pirineos, la de abedul y la de boj de Suecia, etc.
Es ciertamente extraño que una industria tan importante pueda desarrollarse en un valle forestal que en realidad no le suministra nada.
*) Zur Geschichte des Meerschaums, mit besonderer Berücksichtigung der Meerschaumgruben hei Eski Schehr in Klein-Asien und der betreffenden Industrie zu Ruhla in Thüringen. Dresde, C. Höckner. 1878.


Traducido de Blätter für Kunstgewerbe porJosef Storck (1878). Original: Universidad de Minnesota. Derechos: dominio público. Digitalizado por Google. Fuente: babel.hathitrust.org

¡Muy buenas pipafumadas!
Jorge