Bau-Bau, la pipa de bambú de los aborígenes de
Nueva Guinea y el orígen del tabaco en la isla.

 

Ha existido desde hace muchísimo tiempo una muy interesante controversia científica sobre la presencia de especies nativas de tabaco anteriores a la llegada de los europeos a la isla de Nueva Guinea, para algunos cuando los exploradores extranjeros llegaron a la zona el consumo de tabaco ya era una costumbre aborígen, por lo que dicho tabaco no fue originario de América.
Para un gran estudioso del tema como el norteamericano E.D Merrill esto era un mito más o menos frecuente entre algunos etnólogos, pero no entre botánicos, consideró que dicho mito fue originado probablemente por escritos de Otto Finsch, un alemán que arribó a Nueva Guinea a mediados del siglo XIX.
El Dr. Finsch fue un etnólogo, naturalista y explorador alemán, llegó a Nueva Guinea en 1878 y luego se convirtió en Administrador de la colonia alemana de la isla.
Ha habido tanta incertidumbre sobre los aspectos del consumo de tabaco en Nueva Guinea que fueron estudiados en forma muy minuciosa, entre otros elementos, 250 especímenes de pipas de tabaco de Nueva Guinea del Museo de Cambridge y otra importante cantidad que se encuentra en el Museo Británico. Para otros científicos es probable que la planta de tabaco fumada por los aborígenes de Nueva Guinea tenga su orígen en alguna de las especies de la planta de tabaco australianas.
(Imágen a la derecha:
www.anthropology.emory.edu)


En 1768 el capitán inglés James Cook comandante del buque Endeavour de la Marina Real Británica comenzó su primera expedición al Mar del Sur, así era conocido el Océano Pacífico en aquella época.
El buque transportaba personal militar, científicos y artistas para colaborar con los hombres de ciencia que integraban la expedición.

Dice Iain Gately en su libro La Diva Nicotina refiriéndose a Cook y su expedición:
En Terra Australis existía una hermana gemela del tabaco, o más bien una serie de parientes -dieciseis especies del género Nicotiana- endémicas de Australia, entre ellas la Nicotiana gossei, la Nicotiana excelsior y la Nicotiana benthamiana... En todo caso llevaban consumiéndola desde mucho antes que Colón llegara a América.
Los aborígenes australianos mascaban el tabaco; secaban y pulverizaban las hojas, y a veces las mezclaban con cenizas de acacia. Preparaban con estos ingredientes una pasta de un color grisáseo y formaban con ella unos cilindros en forma de cigarrillos que luego masticaban o se colocaban detrás de la oreja, para que los jugos se absorvieran a través de la piel. (hasta aquí Gately)


El Capitán Cook con su buque el Endeavour llegó a Australia en 1769, encontró 16 especies del género Nicotiana que no eran fumadas pero si utilizadas por los indígenas para finalidades místicas y ceremoniales.

Dice Charles Arthur Whitmore Monkton en su libro Last Days in New Guinea: being further experiences of a New Guinea Resident Magistrate:
Cook, quien a propósito nunca bajó a tierra, reportó el avistamiento de hombres que portaban largos tubos en sus manos que emitían humo, obviamente estos eran bau-bau, la pipa de los nativos.

Volviendo a Merrill, consideró que fueron portugueses quienes introdujeron el tabaco a las Molucas en un asentamiento en Ambroina en 1521, y desde ese lugar el tabaco se diseminó por la zona y llegó rápidamente a la cercana Nueva Guinea.


Bau-Bau

Bau-Bau y otras pipas antiguas de Nueva Guinea

Nueva Guinea es una isla que se encuenta al norte de Australia. Actualmente está dividida politicamente en dos mitades casi iguales de oeste a este; la mitad oriental corresponde a un país independiente llamado Papua. El territorio de la otra mitad pertenece a Indonesia.

Otras interesantes publicaciones sobre el tema además de las mencionadas:
Smoking and tobacco pipes in New Guinea de A. C. Heddon

Tobacco in New Guinea de E. D. Merill
Imágenes del libro: Use of tobacco in New Guinea and neighboring regions por
Albert B. Lewis

Hasta la próxima y buenas pipafumadas.

Capitán Remus