Churchwarden, pipas largas y frescas
por el Capitán Remus

Los pipafumadores de habla inglesa también las han denominado Reading, Student y Cleric; en idioma español les llamamos pipas de Lectura, del Capiller, del Capillero, del Sacristán y del Párroco.

Fáciles de identificar por su larga boquilla recta o curva que a veces llega a los cuarenta y cinco centímetros de largo suelen gustar a todos los pipafumadores; ultimamente por influencia de la película basada en la novela de J.R. R Tolkien, El Señor de los Anillos han subido varios escalones de popularidad entre los pipafumadores y también entre los coleccionistas.
Sus cazoletas suelen tener las formas de los modelos de pipas Apple, Billiard o Dublin pero de un tamaño un poco más pequeño y se construyen de madera, arcilla y también algunas veces con espuma de mar. Para las boquillas ebonita, acrílico y también madera.

El largo de la boquilla que permite fumadas muy frescas, dificulta la limpieza de la misma; a veces cuando el tamaño lo permite se pueden limpiar utilizando dos escobillas, una de cada lado pero lo mejor es usar limpiadores especiales. Encender las mismas suele ser un tanto más dificultoso que hacerlo con una pipa de tamaño usual debido al largo, por eso este no suele superar los cuarenta y cinco centímetros.

Algunos fabricantes venden pipas con dos boquillas, una de tamaño usual y la otra de un largo que permite utilizarlas también como pipa de Lectura.
En las Churchwarden el humo no molesta al pipafumador cuando esta abocado a la lectura y esta podría ser la razón por la que son llamadas también pipas de Lectura.

En el siglo XVI durante los servicios religiosos el Churchwarden se sentaba por detrás de los asistentes en un banco de una altura elevada que le permitía vigilar la atención por parte de los mismos al servicio que se estaba ofreciendo.
Aquellos que no prestaban atención, se distraían o molestaban, a veces eran increpados verbalmente y en otras eran golpeados levemente para que retomaran su atención con una vara o con la larga boquilla de la pipa.
El Churchwarden solía fumar en este modelo de pipa durante los servicios religiosos que se efectuaban por aquella época. Con el tiempo muchos de los asistentes comenzaron a fumar en la iglesia durante el servicio religioso y entonces las iglesias prohibieron a todos los asistentes fumar pero estas pipas ya se habían popularizado con la denominación Churchwarden.
Otra de las tareas encomendadas al Churchwarden era el trabajo administrativo de la iglesia y probablemente fumaban en estas pipas mientras dedicaban muchas horas a los libros contables y otros asuntos administrativos, por lo que es posible que esta otra actividad pudiera haber contribuído para denominarlas también pipas de Lectura.


 

Pipas de Taberna o Tavern Pipes

Hermanas de las churchwarden por su longitud son las pipas de Taberna o Tavern Pipes, a veces también llamadas Medieval Pipes, se diferencian sobre todo por ser de arcilla (clay) exclusivamente.
Los pipafumadores de habla inglesa también las han llamado respetuosamente alderman y despectivamente Yard of clay debido a su longitud.
En Alemania se les llama Lesepfeife (pipas de lectura).
En el siglo XVI en las tabernas inglesas los clientes mientras bebían sus cervezas podían comprar una carga de tabaco para su propia pipa o para una que se alquilaba en el establecimiento.
Luego de bajar la pipa de un largo pipero el tabernero cortaba con una herramienta cerca de una pulgada del final de la boquilla para que el pipafumador no pusiera su boca en una parte usada anteriormente por otra persona. Luego de que esta operación de corte había sido efectuada muchas veces y la pipa se había acortado de una forma que no podía volver a ser cortada para su alquiler pero que aun podía ser fumada, el tabernero vendía o regalaba la pipa y está se convertía en un objeto personal de un pipafumador.
El corte de la boquilla para alquilar la pipa hizo que luego de mucho uso pasaran a ser llamadas "Cutty", palabra que actualmente es utilizada para denominar a una de las formas clásicas de las pipas.
El término Cutty ya
se empleaba en Escocia para referirse a pipas de corta longitud, en Irlanda las llamaban Dudeen, estas pipas medían no más de tres pulgadas de largo.
Se conservan aun muchas "pipas de alquiler" de las tabernas inglesas y como muchas solían ser hechas en estas, a veces es posible leer en la pipa el nombre de la taberna que la fabricó.

Hasta la próxima y buenas pipafumadas.
Capitán Remus.