LOS PRIMEROS CLUBES DE PIPAFUMADORES


En los primeros años del siglo XVII los pipafumadores comenzaron a reunirse en los lugares de venta del tabaco, los lugares más usuales eran las farmacias, posadas y tabernas, que eran frecuentados por hombres de todas las clases sociales.
El primer Café de Londres, abrió sus puertas en el callejón de St. Michael, en Cornhill en 1652 y otros pronto lo siguieron. Además de un sitio para beber café estos lugares sirvieron al propósito de ser lugares de charla y buen compañerismo. El murmullo de la conversación y el humo de tabaco llenaron por igual estos lugares que fueron precursores de los clubes mucho más tarde.
La atmósfera de los Cafés provincianos era similar a los londinenses, un alemán de visita por Cambridge en julio de 1710 comentó que en un Café (el Greeks´ coffee-house) por la mañana y luego de las tres de la tarde podía allí encontrarse a los principales profesores y doctores leyendo el diario con un café y una pipa. Posteriormente el uso tabaco pasó un poco de moda en las clases altas pero siguió creciendo su uso por las demás y se extendió por el medio rural.

 


Se pueden rastrear los comienzos de los primeros clubes de pipafumadores por lo escrito en el pasado y también por dibujos y grabados.
Existe un grabado de William Hogarth (de 1781) de un dibujo realizado cerca del año 1757 por Ben Read, que era miembro del Hogarths Club de la taberna Bedford Arms . Este parece ser uno de los primeros clubes de fumadores de pipa que se crearon.

Un grabado de 1789 permite ver a unas veinte personas dentro de un salón en Viena fumando una pipa gigante colgada del techo.


Los pipafumadores en el siglo XVIII solían reunirse para fumar en tabernas, salones y clubes. Existieron tanto clubes con mucho humor y alegría, también otros más tranquilos para aquellos devotos de la meditación. Los clubes británicos (mayormente masculinos) son un fenómeno del siglo XVIII que crece con la introducción del té, el café, el chocolate y el tabaco.
Con el tiempo fueron incorporando un salón para fumadores.

Los primeros clubes de pipas son del siglo XVIII, de esa época se conocen en Inglaterra, por ejemplo el Smoaking Club cuyo artículo 1ro. de su pequeña reglamentación determinaba que ningún miembro podía levantarse de su asiento sin haber fumado primero por lo menos tres pipas.
Antes de pasar al artículo 2do. la reglamentación advertía expresamente sobre la prohibición de salivar (No spitting). Salivar era muy común por parte de los pipafumadores del siglo XVIII pues se consumía a veces el tabaco cortado demasiado fino y pulverizado en pipas de arcilla que producían una fumada caliente y con traslado de pequeños residuos a la boca.
El art. 2do. indicaba que los miembros no debían sentarse más allá de las 14 pulgadas (35.56 cm ) y no menos de 9 pulgadas (22,86 cm) uno del otro.
Art. 3ro. Cada miembro debía controlar su conducta en el club por si mismo.
Art. 4to. Un miembro que tire el humo en la cara al otro será multado o se le tirará una vuelta de humo en la cara por todos los presentes.
5to. ( y último) Las multas serán abonadas al Portero. Estas condiciones se encontraban escritas arriba de la puerta para conocimiento de todos.

Estaba también el Two-Penny Club para artesanos y mecánicos. Había sido fundado para la preservación de la amistad y la buena vecindad. Sus miembros se reunían en lugares pequeños donde se servía cerveza.
Se ha considerado que el Two-Penny Club de Londres es el primer antecedente de la organización Rotary International (Rotary Club).

Estas eran las reglas del club:
" Cada miembro llenará la pipa de su propia tabaquera "
" Si cualquier miembro cuenta historias en el Club no verdaderas, abonará por cada tres mentiras medio penique "
" Si cualquier miembro golpea a otro incorrectamente abonará todo lo éste haya consumido en el Club "
" Si cualquier miembro trae a su esposa al Club pagará por lo que ella beba o fume "
" Si la esposa de cualquier miembro viene a buscarlo al Club para llevarlo a casa, le hablará desde la puerta "
" Si cualquier miembro llama a otro un cornudo será expulsado del Club "
" Nadie será admitido del Club cuando es miembro de otro club de la misma actividad
" Los miembros del Club usarán ropa o calzado solo fabricados o reparados por un miembro hermano "

Otro era el Everlasting Club, su premisa era que siempre debía estar presente un miembro por lo menos en los salones del club. Sus miembros podía concurrir en cualquier momento y encontrar siempre acompañantes para fumar, beber y conversar. El Club debió haber estado siempre muy concurrido ya que luego de algunos años de fundado alguien escribió que se habían fumado cincuenta toneladas de tabaco y bebido treinta mil botellas de cerveza.

En Inglaterra había otros clubes donde siempre estaba presente el humor y así parecen expresarlo algunos de sus nombres: Ugly Faces, The Amorous y The Virtuosos. Se reunían regularmente en tabernas y cafés.
Existían otros clubes donde sus integrantes se proponían un silencio meditativo como por ejemplo los fumadores de pipa del Humdrum Club que solo se reunían hasta la medianoche y que jamás tuvieron un altercado.
Los del club Mum cuyos miembros tenían la precaución de fumar sin decirse absolutamente nada y el Silent Club cuyo Presidente expresó una vez que habían elegido el silencio ya que la mayoría eran casados y bastante alto se hablaba en sus casas.

Bajo el nombre de Colegio del Tabaco, el padre de Federico el Grande de Prusia, el rey Guillermo, instituyó una especie de club, al que sólo eran admitidos los fumadores; o, si se admitía a otros, se les obligaba a sostener una pipa vacía y a fingir que fumaban como veteranos. La compañía estaba formada por generales y capitanes, famosos por su amplia información y capacidad de conversación. El tabaco y las pipas del tipo más común eran suministrados por el rey, y no se permitía ningún otro tabaco o pipa. Se colocó una jarra de cerveza ante cada invitado, y todos se sirvieron a sí mismos, olvidando por completo su respectivo rango para la ocasión. Reinaba una perfecta igualdad, y el rey permitía y aprobaba la máxima libertad de expresión, reduciéndose efectivamente a la igualdad con sus súbditos, como atestigua el siguiente incidente. Una noche, el Mayor Fürgus se permitió hacer algunos comentarios críticos sobre la conducta inmoral de algunos de los cortesanos favoritos del rey. El rey se enfadó, y le llamó tonto. "Sólo es un canalla", replicó Fürgus, "quien se atreve a aplicarme semejante epíteto"; al decir esto, se levantó y abandonó la sala. El rey declaró entonces a la asamblea que, como soldado honesto, no podía soportar el insulto, y que estaba decidido a luchar contra el Mayor con espadas o pistolas. La compañía, sin embargo, protestó enérgicamente contra el procedimiento, y finalmente se llegó a un acuerdo para que el duelo se llevara a cabo por parte de la realeza. El Mayor Eisendel se ofreció inmediatamente como campeón del rey, y el duelo se libró al día siguiente con espadas, Eisendel fue ligeramente herido en el brazo. Al presentarse ante el rey, éste le dio las gracias y, poniéndole una mochila de mosquetero, le preguntó si tenía algún inconveniente en marchar por las calles si la mochila estaba llena de táleros fuertes. Habiendo respondido Eisendel negativamente, el rey la llenó, y dando la orden, "¡Marchen!" Eisendel volvió a casa, bien satisfecho de la aventura.
Así, en efecto, el tabaco es el nivelador universal. La Hierba muestra perpetuamente la necesidad de la bondad y las obligaciones recíprocas -una verdadera masonería- y que una buena acción merece otra. Induce a todos los hombres a decirse demostrativamente, cuando piden fuego, "¿No soy un fumador y un hermano?"
Tálero: moneda de plata
(The Smoker's Guide, Philosopher and Friend… by  A Veteran of  Smokedom ( Por Andrew Steinmetz (1877)

___________________________________________________

Un famoso club de pipafumadores de Europa se dice que era el de Federico I de Prusia. Reinó entre los años 1740 y 1786.
El Rey y sus consejeros se encontraban en un salón sentados juntos en una mesa, bebiendo cerveza como en una fiesta popular y fumando enormes pipas. Estas reuniones de pipafumadores eran conocidas en Europa como el Parlamento del Tabaco. Animaban sus sesiones bromeando entre todos. Molestaban a los embajadores extranjeros con ráfagas de humo y solían emborracharse.
Esencialmente los clubes de pipafumadores fueron utilizados para las despedidas de soltero, prevalecieron reglas que rechazan la concurrencia de mujeres y prohibían regañarse entre los presentes.



El Reverendo George Crabbe (1754-1832) que concurría al Smoaking Club escribió lo siguiente acerca de su club:
Hay un Club de Fumadores - se atreve usted a venir a esa multitud apiñada,
al Salón caluroso, narcotizante?
Cuando pasada la medianoche,
las mismas Velas parecen agonizar en el aire
y brindar un fúnebre destello;
cuando los rizos del humo
se elevan como Coronas perezosas...
algunos están dejando el Lugar para descansar,
y otros están medio dormidos por el adormecedor Fuego;
incluso la pobre ventilación de las Paletas que espabilaba antes tan rápido,
están ahora adormeciéndose también ...
(de Los Clubes y las Reuniones Sociales (1810)).

Cabe mencionar que los japoneses entraron en contacto con el tabaco debido a un naufragio ocurrido en sus costas en 1542. El tabaco ingresó primeramente a la clase social más alta del
Japón y a fines del siglo XVI cuando al Emperador le fueron obsequiadas semillas de tabaco, ordenó que fueran plantadas en los jardines de su palacio.
Los samurais crearon clubes de pipafumadores a los que concurrían con su pipas repujadas en plata y los accesorios para la mismas. Las ataban a la espalda y otras veces en el kimono junto a la espada.

En 1876 en el pequeño pueblo de Wurselen, Alemania fue fundado el club de pipafumadores Wurselen Rauchclub Haal von 1876. El mencionado pueblo se encuentra al suroeste cerca de la frontera con Bélgica. El Club ha estado en actividad desde su fundación hasta el presente excepto durante el período 1933-1945 cuando el nazismo gobernó el país.
El 5 de octubre de 2008 se realizó en el pueblo de Wurselen el Campeonato Europeo de Fumada Lenta.

Acaba de unirse al club de fumadoras de pipa de las ancianas de Lieja. Lleva su propia pipa y tabaco a la reunión y entre calada y calada, habla de los buenos tiempos, antes de la guerra, cuando el club era desconocido (The Popular Science Monthly volumen 97 - nov. 1920).

"Pero el más curioso certámen se hace semanalmente en la ciudad de Brujas en Bélgica, donde funciona el club de fumadores Brugsche Rooker´s Club; los competidores no se esfuerzan en fumar la mayor cantidad en menos tiempo sino una menor en un mayor tiempo.
Porciones de tabaco de dos gramos y medio se pesan, y llenan en largas pipas de arcilla los encargados del club que controlan la competencia; luego, ellos las distribuyen entre los competidores. A una señal se deben encender las pipas para que los asistentes al torneo comiencen a fumar muy lenta y pausadamente intentando mantener la pipa encendida el mayor tiempo posible. Si la pipa se apaga el competidor debe retirarse.
A medida que pipa tras pipas se van apagando el certámen se pone mucho más emocionante, hasta que al quedar fumando solo dos participantes la emoción llega a la cima.
Algunos de los miembros de este club son tan expertos que han estado manteniendo sus pipas encendidas con tres gramos de tabaco por una hora y media".
(Del libro Soverane Herbe de W. A. Penn (1901)).

Otras fuentes de Consulta: www.gutenberg.org - www.nypl.org, La Diva Nicotina (Iain Gately),
The Rotarian (Abril 1928), publicación oficial del Rotary Club de Estados Unidos.

Imágen: anciana con pipa del club de pipafumadoras de Lieja, recortada de una imágen publicada en The Popular Science Monthly Volúmen 97 (noviembre de 1920) Derechos: dominio público. Digitalizado por Google, original Universidad de Chicago. Fuente: babel.hathitrust.org



Hasta la próxima y muy buenas pipafumadas.

Capitán Remus